22 mar. 2017

El club de lectura “Zenobia” comenta “Un largo sueño en Tánger” de Antonio Lozano


Ahora, escuchar lo que los demás dicen delante de mí pensando que lo hacen a mis espaldas se ha convertido en una tortura”

Cuando iniciamos la lectura de este libro no nos podíamos imaginar que fuera a dar tanto de sí, y es que tres mujeres de este club vivieron en su infancia en Marruecos y conocieron de primera mano la realidad de los españoles en el protectorado.
Los comentarios del grupo, en este sentido, coinciden plenamente con los del autor, el bienestar y confort de los españoles en la colonia no tenían nada que ver con una España pobre y atrasada.
-         Allí teníamos criadas, frigorífico,  lavadora y cocina, pero cuando nos vinimos a España, mi madre tuvo que lavar la ropa a mano y guisar en una cocina de leña, por supuesto de criadas, nada. – comentaba una de las lectoras.
-         ¿Cómo no iban a vivir bien los españoles allí, si tenían a los moritos como esclavos?-
Las anécdotas y las historias se van sucediendo y el debate sobre el colonialismo, que tan presente ha estado en otras reuniones, vuelve a resurgir con fuerza.
Isabel y Alberto, el matrimonio español residente en Tánger protagonista de nuestra historia, es un claro ejemplo de la vida de los españoles allí, viven acomodadamente, con criada, alimentos frescos y de calidad a bajo precio, buenos colegios para sus hijos y con un círculo de amistades reducido a otros españoles que se encuentran en la ciudad. La población autóctona no tiene nombre, ni rostro ni historia, son simplemente “los moros”.
Sería a raíz del accidente de Isabel y del coma, que la mantuvo varios días escuchando lo que decían los demás sin que ellos lo supieran, cuando se produce una revisión profunda de la vida pasada y una toma de conciencia de la realidad que la envuelve.
Pero más allá del contexto histórico y social, la novela nos cuenta una historia, la de la liberación de Isabel de un marido tirano y maltratador.
Nos comenta uno de los lectores que el personaje de Alberto, el marido, es tan importante como el de Isabel ya que sin esta figura no hubiera habido argumento, todo lo que pasa se debe a él. Sin embargo, a  algunos este personaje les resulta algo desdibujado ya que sabemos que es un hombre acomplejado y malvado, pero el autor no acaba de dejar claro que es lo que le ha llevado a ser así.
Respecto a Isabel, es un personaje que evoluciona y cambia, consigue romper con su vida anterior ¿gracias a qué? ¿A su enamoramiento de Paco? ¿A su edad? ¿Al accidente sufrido? ¿A las verdades que escucha cada día de Amina, su criada? ¿A lo que escucha de sus hijos que la hacen ver el sufrimiento que les ha acarreado al soportar al padre maltratador?
Podría ser un poco de todo, si bien algunas lectoras comentan que lo del enamoramiento de Paco sobra en la novela y que ese personaje está de más.
Comentamos acerca de la hipocresía que envuelve las relaciones “el aceite que lubrifica las relaciones sociales”, Isabel confiesa que tuvo que desaprender muchas cosas para poder entender y ser ella misma, entre estas cosas está la mentira “desde niños nos incitabais a mentir. Nos modelabais los sentimientos…..la doblez era la norma suprema en vuestras relaciones sociales”.
Los personajes de Amina y Yimo son fundamentales también para entender el cambio, Yimo hace ver a Amina las cosas desde otro punto de vista, ella es un ser humano con nombre, no tienen porqué llamarla con una campanita, tampoco tiene que comer encorvada e un viejo taburete en un rincón de la cocina, Amina va reaccionando ante estas palabras y comienza a reivindicar su dignidad, pero, ella misma, Amina, le hace ver a Isabel la realidad de su vida y también la hace ir reflexionando  para posteriormente tomar decisiones en pos de recuperar su dignidad.
Por último, comentar que a algunos no gustó el final de la novela, que fue tachado de poco creíble.
Para terminar, agradecer la visita de Rosana, antigua lectora del grupo, que en cuanto sus niños se lo permitan se volverá a enganchar.

Terminamos la reunión con la lectura del cuaderno viajero por parte de José Manuel y con el reparto de “Si el corazón pensara” de Antonio Rodríguez Almodóvar, próximo libro a comentar. 

Carmen Gómez (coordinadora)

17 mar. 2017

El club “Manantial” comenta “Si el corazón pensara” de Antonio Rodríguez Almodóvar



Si el corazón pensara se detendría” Fernando Pessoa


El pasado martes, 14 de marzo,  se reunió el club de lectura Manantial para comentar una novela ambientada en el cercano pueblo de Villanueva de las Águilas - identificado por todos como Alcalá de Guadaíra- lugar en donde nació su autor, Antonio Rodríguez Almodóvar.
Una reunión amena y mucho más divertida de lo esperado por los comentarios picantes hacia las aventuras de Currito Domínguez, Rosa “la culona” y la prima Amparito, así como por el famoso informe titulado “La orquídea roja”.
Con mucha ironía el autor se acerca a esa España de posguerra llena de hipocresía, de rancios valores y de miedo. Una tragicomedia que nos ha hecho reflexionar, aprender, reírnos y sentir indignación ante tantas atrocidades cometidas.
El grupo ha disfrutado mucho de esta lectura, en la misma ha encontrado muchos elementos identificadores  de nuestra cultura andaluza, así como el conocimiento más profundo de nuestra historia más cercana y la explicación de hechos que a todos nos sonaban, si bien no acabábamos de comprender a fondo.
 Puesto que el autor se reunirá con los lectores el próximo 25 de abril, no queremos avanzar los contenidos de esta reunión en la que analizamos personajes, ambientación, determinadas escenas y algunas anécdotas relacionadas con la lectura del libro ya que restaría frescura al encuentro. Tras la visita de Rodríguez Almodóvar realizaremos la crónica.

Carmen Gómez (coordinadora)



14 mar. 2017

Charlotte

Charlotte Salomon pintando en el jardín de la casa en Villefranche-sur-Mer (Sur de Francia), año 1939 aprox.

El pasado lunes, 13 de marzo, se reunió el club de lectura Ladrones de libros para comentar la novela de David Foenkinos, Charlotte. Se trata de un libro singular que ha conmovido a todos los participantes por su fuerza narrativa, su emotividad y su modernidad. David Foenkinos descubrió por casualidad la obra de una excepcional artista, Charlotte Salomon hace más de una década en una exposición en Berlín, y describe este hallazgo como el más contundente de los enamoramientos, surge así este libro que no es más que la historia de esta fascinación, de la idolatría que el escritor siente por la artista. Se trata de una biografía emocional en la que se desgrana la vida de una pintora judía de origen alemán, que vivió el ascenso y plenitud del nazismo y que arrastraba un terrible legado familiar. Charlotte Salomon creó una obra muy compleja ¿ Vida o teatro? en la que se mezclaba pintura, teatro y música y lo hizo en las circunstancias más adversas, la creación artística  se convirtió en su tabla salvadora.
Tanto o más que por su historia, el libro ha sorprendido al grupo por la forma escogida para relatarlo. Foenkinos dispone de frases breves en estilo directo que se suceden a modo de versos libres formando un poema narrativo. Al igual que su heroína inventó en cierto modo una forma de hacer arte, el autor experimenta con las formas e innova en el estilo creando una obra poderosa, con una cadencia y un tono casi confidencial que hace que cada lector sienta esa especie de flechazo y no pueda dejar de pensar en Charlotte durante semanas.

Almudena Trujillo (coordinadora)

10 mar. 2017

Cosas de niños en un mundo adulto



En el último mes, los integrantes del Club de Lectura Los Rolirepa han experimentado un viaje literario con paradas en el  juicio final, el paraíso y el infierno a través de la mirada de Arcadio, el niño protagonista de Mientras tuvimos alas, la  segunda novela del escritor onubense Juan Cobos Wilkins que comentaron el pasado día 8 de marzo.
Toda una experiencia muy satisfactoria, de manera general,  para los asistentes al encuentro, quienes confesaron haber disfrutado con su lectura, a pesar de tratarse de un regalo  de la literatura envenenado. Ya que, por una parte, embelesa su prosa poética, con un estilo muy depurado y elegante, pero, por otra, resulta complejo el seguimiento del hilo argumental del libro al carecer, quizás, de éste, apostando por reflexiones inconexas y que nos llevan de una a otra parte.
Las historias de Arcadio no han dejado indiferentes a ‘Los Roli’, algunos de los cuales se han traslado a su infancia con la lectura de Mientras tuvimos alas, ya que, de la misma generación que el autor, se han identificado con las referencias a aquella época. Una alusión temporal muy curiosa, ya que no se dan fechas aparentes del momento en el que transcurre el relato, ese verano tan importante en la vida de este niño con un soplo en el corazón y los ojos de diferente color, pero lo contextualizas por importantes acontecimientos históricos. La llegada del hombre a la luna o la muerte del general Franco.
Juan Cobos ha logrado, siendo una tarea difícil, que el personaje de Arcadio se muestre como el niño que es entre las páginas de esta novela. No teniendo la sensación, como ocurre en la mayoría de libros protagonizados por menores, que parece que son adultos los que hablan por boca de los niños protagonistas. Es más, en la estructura de la novela, las historias o anécdotas de Arcadio van de uno a otro lado, como los pensamientos de un chico de su edad, a salto de mata.
Mientras tuvimos alas habla de esa etapa en la vida de un niño en la que parece tomar contacto, su primera experiencia, con el mundo adulto, con la vida real, a pesar de vivir entre algodones como hijo único en el seno de una familia acomodada. Una iniciación marcada, como no podía ser de otra forma por el deseo y la muerte, dos aspectos muy presentes en la vida del ser humano. Como lo es también la soledad, muy bien abordada en unos personajes, como se comentó en la reunión, que a pesar de no estarlos, en el sentido estricto de la palabra, parecían vivir en soledad.
Una sucesión de personajes muy bien marcados o definidos, muy peculiares, entre los que llamaron mucho la atención la figura del Padrino, por su ambigüedad, las tías abuela, por lo humorístico de sus perfiles, o, por ser tan enigmáticas,  la mujer contadora de olas y la prima Laura Llewelyn, desaparecida en su infancia de manera extraña.

Mientras tuvimos alas será uno de esos libros que, aunque en una primera lectura no calan  en profundidad,  dejan su huella en los que se sumergen en su lectura. Que no pasa desapercibido, aunque, al cerrarlo, tras la lectura, te queda la sensación de que sólo son cosas de niños en un mundo de adultos.

Fran Ricardo (coordinador)

8 mar. 2017

Cuentos desde el corazón



En la sección infantil de la biblioteca Pedro Laín Entralgo se ha organizado un centro de interés que responde a una temática muy demandada por padres y educadores: Las emociones. Por suerte la sociedad cada vez está más sensibilizada con la importancia de educar las emociones desde temprana edad. Las editoriales también se han hecho eco de la importancia y creciente interés por la educación emocional y han empezado a proliferar muchos libros sobre emociones. Por ello, desde la biblioteca hemos decidido agrupar algunos materiales en este centro de interés específico que se llama Cuentos desde el corazón y que incluye cuentos que emocionan y que nos acompañan en nuestro crecimiento emocional y social, pero sin olvidar la función principal de la lectura en la infancia, que es divertir, sorprender y enganchar al lector.

Almudena Trujillo