24 oct. 2016

Feliz Día de las Bibliotecas

Ilustración de Elena Odriozola
Cada año, desde 1997 se celebra el Día de las Biblioteca y se encarga a un escritor y a un ilustrador, la redacción del texto y el diseño del cartel para promocionar este día. Este año 2016, las seleccionadas han sido ñas autoras Ledicia Costas y Elena Odriozola que fueron Premio Nacional de Literatura Infantil e Ilustración el pasado año.

Arriba os dejamos el cartel y aquí el texto conmemorativo de este año:

Una luciérnaga es una isla perdida en la noche más densa. Cien luciérnagas, una constelación misteriosa que marca el rumbo hacia otros universos. Así, con esa estrategia de luz, se organizan los libros que moran en las bibliotecas. Son caricias fosforescentes que incendian los sueños y recomponen los corazones grises hasta hacerlos recobrar su color rojo brillante. Cualquier individuo que padezca el síndrome del corazón gris, debería ponerse en manos de un experto y visitar una biblioteca.
Para escribir un libro, además de hacer malabarismos con las palabras hay que ser una desvergonzada o un loco. Un atrevido, una excéntrica descontrolada. Llevar un calcetín de lunares, otro de rayas y los pelos de punta. Una cresta como las que lucen las cacatúas sería un peinado muy interesante para un escritor. Solo las mentes más disparatadas son aptas para escribir libros. Pero para custodiarlas no es suficiente con tener un desajuste en los cables cerebrales. Es indispensable ser de fuera. Un extraterrestre. Las bibliotecas albergan seres con antenas giratorias, cerebros millométricos que memorizan títulos rebuscados, rimbombantes, campanudos. Las personas que custodian libros siempre me han parecido criaturas singulares. Están dotadas de extremidades retráctiles que estiran y estiran hasta alcanzar aquel volumen al que parecía imposible acceder. A continuación, como si nada, se recomponen y todo vuelve a su posición natural. Parecen seres humanos, pero a poco que les observes percibirás que no son de aquí. Una de las cosas que más me fascina de los bibliotecarios es su cerebro. ¡Me parecen tan listos! Los libros fabrican pensamientos. Pasar tantas horas dentro de una factoría de ideas es bueno para tener un corazón rojo y brillante y una cabeza repleta de planes fantásticos.
Alguien me han contado que el 24 de octubre es el Día de la Biblioteca. Sería genial organizar una fiesta con confeti y pompas de jabón. Celebrarla por todo lo alto. Me encantaría vestirme para tal ocasión como el personaje de algún libro, sentarme en la mesa de una biblioteca de la ciudad donde vivo y esperar a que fueran a visitarme. En las bibliotecas puedes ser quien tú quieras. Desde Mary Poppins hasta Matilda, Atreyu, Drácula o incluso Pippilotta Viktualia Rullgardina Krusmynta Efraimsdotter Långstrump. Puedes ponerte botas de pelo, plumas, zancos y sombreros. ¡Sombreros! ¡Eso es! Imagino a una pequeña lectora acercándose a mí discretamente, atraída por los colores y formas de mi sombrero:
—Sombrerera loca, ¡qué fiesta más maravillosa! ¿Sería tan amable de servirme una taza de té?
Yo se la serviría con mucho gusto, poniendo cara de mujer refinada, y luego ambas haríamos ruido al tragar. Sonaría algo parecido a glup glup glup. Y antes de que nos diese tiempo de romper a reír de forma desenfrenada, aparecería el bibliotecario, como surgido de la nada, que para eso poseen la facultad de materializarse delante de ti en el momento más inoportuno, y nos advertiría de que las bibliotecas no son merenderos. Hay que reconocer que son únicos custodiando tesoros. Extraterrestres con el corazón rojo y brillante. Qué cosa tan extraordinaria. ¡Feliz Día de la Biblioteca!

Ledicia Costas


20 oct. 2016

¿Qué tenéis de novedad?

Si quieres conocer las novedades que van entrando en la Biblioteca semanal, quincenal o mensualmente, solo tienes que seguir estos pasos, dentro del catálogo (OPAC) que te dejamos a continuación. Pincha en cada una de las siguientes imágenes para ampliarlas:






14 oct. 2016

El club de lectura Manantial comenta La sangre de los libros de Santiago Posteguillo



La buena literatura de verdad, la que nos hace palpitar, la que nos emociona y nos transporta a otros mundos, la que nos parece más real que la realidad misma es la que está escrita, palabra a palabra, verso a verso, página a página, con sangre en las sienes, en las manos y en el alma ”


La sangre de los libros corrió por las venas de los miembros del club de lectura Manantial, buena acogida tuvo el libro de Santiago Posteguillo en esta primera reunión del curso.
A lo largo de treinta historias breves, el autor nos cuenta anécdotas y secretos referentes a escritores famosos, en una prosa liviana y sencilla nos acerca al mundo de grandes autores y obras de la literatura universal, todos coincidimos en lo ilustrativo y estimulante que nos ha resultado el libro y, mientras transcurría la tarde, fuimos recordando las historias que más nos habían conmovido en una ronda de intervenciones de todos los miembros del club:
Ana  recordó la anécdota de Virgilio y la mosca, a ella le pareció especial por el ingenio y el sarcasmo que contiene, por atreverse Virgilio a reírse de la autoridad de la época.
Mari Carmen Casanova quedó fascinada por la historia Agorafobia que nos cuenta como Thomas Higginson descubre la belleza de la poesía de Emily Dickinson, empeñándose  en corregir los textos de una mujer cuya vida no estaba llena de puntos y comas.
Mercedes García nos habló de un proyecto secreto que portaba un hombre que llegó a una ciudad del sur de Alemania en 1450, algo que cambiaría el mundo.
M. José Rodríguez se confesó admiradora de Asimov, ella y toda su familia. Citó y comentó algunas de sus obras,  gracias al último relato de este libro: Justicia poética para el viaje interestelar del VIH  la mayoría conocimos  que tan brillante autor había muerto de sida.
Curro alabó a Pushkin, el autor que podemos ver en la ilustración de la portada debatiéndose en un duelo sobre la nieve blanca. -me gusta como escribe, y me gusta por revolucionario,  porque se opuso al zar-comentó.
José Manuel comentó el eclipse que tuvo lugar al tiempo que fallecía uno de nuestros grandes poetas románticos, Gustavo Adolfo Bécquer,- ¿porqué tantos autores que hoy son famosos murieron pobres y sin reconocimiento público?- Pero sobre todo elige a Victor Hugo y manifiesta su propósito de leer Nuestra Señora de París,  la obra que consiguió salvar de su demolición la catedral de Notre Dame.
Isabel Andrades recordó a Quevedo que se atrevió a reírse de la reina en su propia cara, también confesó que uno de sus capítulos favoritos es el dedicado a Angeles Mastreta y su libro “Mujeres de ojos grandes”, nos lo apuntamos para leerlo el próximo año en el club.
Beli nos comenta que, aunque no ha podido terminar el libro, lo que ha leído le ha proporcionado otra idea sobre la literatura, nos comenta que le ha llamado especialmente la atención el relato versos perdidos, una curiosa anécdota sobre La Divina comedia.
Mercedes Ruiz nos habló de Charlotte Bronte y de cómo una pasión frustrada puede convertirse mediante la creatividad literaria en una de las más conocidas  obras de la literatura inglesa: Jane Eyre.
Carmeli Santiago recrea aquella misteriosa desaparición de Agatha Christie, la célebre autora fue por once días la protagonista de una historia real, que podía haber sido escrita por ella misma, aunque  tal vez fuera ella la artificie de todo lo sucedido.
Fabiola opina  que estamos ante una obra de bolsillo de escritores y se une también  al homenaje a Bécquer- lo que más pena me da es que el pobre muere sin saber el reconocimiento que posteriormente tendría, se fue con eso-
María Elena se lamenta por la suerte de Edgard Alan Poe, que muere olvidado en un banco del parque ¿es que acaso todos los autores deben pagar este precio? , lo mismo con Salgari, explotado por sus editores, ¿será que el autor nos ha querido mostrar lo duro que es escribir e intentar vivir de ello?

La reunión concluye con la lectura de las palabras de Mercedes Ruiz en el cuaderno viajero, elogiando al autor por decir tanto en tan poco espacio y por dejarnos mensajes de paz hablándonos de una literatura hecha de sangre y sufrimiento.


La próxima cita el martes, 15 de noviembre, para comentar la novela de Juan José Millás El mundo. 

Carmen Gómez (directora)

11 oct. 2016

En algún lugar del tiempo




En algún lugar del tiempo tuvimos la oportunidad de encontrarnos con personas que vinieron a dar de sí lo mejor en el XI Encuentro de Literatura Fantástica.
Los inscritos se aproximaron a los doscientos, procedentes en un 40% de Dos Hermanas, un 50% de Sevilla capital y pueblos,  y el resto de distintas provincias andaluzas y de Madrid.

Desde el pasado viernes, siete de octubre, comenzamos a recibir en la sala cultural La Almona a  ponentes  y a participantes dispuestos a vivir dos días intensos de encuentros con autores, editores, libreros, aficionados en general  al mundo de la literatura fantástica. En la tarde del viernes brilló con luz propia  la autora Concha Perea, quien además es la coordinadora del club de lectura de literatura fantástica de la biblioteca, con el título “los pilares de la fantasía” sedujo a un público compuesto en su mayoría por personas que desean iniciarse en la escritura creativa.

Durante la mañana del sábado Javier Olivares jugó con el tiempo  y entusiasmó a la audiencia con un discurso cercano, ameno  y auténtico, casi sin darnos cuenta llegamos a las once de la mañana, a la mesa  redonda titulada Cronoviajes, aquí se produjo el pico más alto de asistencia con una sala repleta de un público variado y expectante por la triple perspectiva de los temas a tratar: los viajes en el tiempo vistos por un historiador (Javier Olivares), un escritor ( Félix J. Palma)  y un profesor de física cuántica (Enrique Solano).
Las intervenciones fueron brillantes en esta mesa redonda, el ingenio, el humor, la preparación de los temas tratados,  puesta de manifiesto en el manejo de documentación al que las citas hacían referencia , marcaron un alto nivel,  hasta el punto de que muchos de los participantes mostraron públicamente su entusiasmo transmitiendo sus felicitaciones. Algunos comentaron a los organizadores: - después de esto,  a ver qué pensáis para el año próximo, el listón ha quedado muy alto-.

La última mesa de la mañana se adentró en la ciencia ficción, en la misma participaron tres autores, dos de los cuales, Juan de Dios Garduño y David B. Gil, poseen varias publicaciones y han conocido el éxito,  y el tercero, Nacho Iribarnegaray, es muy activo en internet, pero aún no ha publicado nada. Alfonso Merelo, experto en ciencia ficción, condujo magistralmente las intervenciones de los tres.

Por la tarde hubo menos público que en la mañana, unas cien personas acudieron a la mesa de editoriales emergentes de Sevilla en la que participaron tres editoriales del género: Carlinga, Triskel y Autores Premiados, fue coordinada por Enrique Quintano, del área de Fomento del Ayuntamiento de Dos Hermanas, quien se encuentra en el equipo de creación del I premio de Novela de Ciencia Ficción de nuestra ciudad. En esta mesa hubo un vivo debate cuando el público tomó el turno de palabra, un público muy participativo en todas las ponencias y que ha preguntado, expresado opiniones, abordado a ponentes en pasillos y  que sigue expresándose en redes sociales acerca del Encuentro. Gracias por vuestra entrega.

La asociación local Nakama No Otaku, cerró el evento hablando sobre la generación Manga-anime de los noventa.

Desde la organización somos conscientes de haber vivido este año  un Encuentro muy especial, de los que dejan huella, una marca que permanecerá mucho tiempo y al mismo tiempo, como toda huella, ha dejado  un pequeño vacio por los amigos que ya han marchado de nuestra ciudad.

Gracias a todos por vuestra ilusión, a los ponentes, participantes, colaboradores. Vuestro entusiasmo y  vuestra generosidad,  serán la energía del comité organizador que ya mismo se reunirá para comenzar a programar el XII Encuentro de literatura fantástica de Dos Hermanas.

Carmen Gómez (directora)

6 oct. 2016

El Club de Ana comenta la novela de Najat el Hachmi "La hija extranjera"




"No seré más para vosotros. Desde ahora seré para mí. Para mí o para quien quiera, pero no para ninguno de los que me queréis sesgada, escindida"

El libro narra la historia de una chica nacida en Marruecos y que con pocos años se muda con su madre a Vich (Barcelona). En primera persona nos narra el problema interior que para ella supone verse anclada en el barrio marroquí en el que vive, que se convierte en una especie de gueto en el que no hay salida ni entrada de aire de fuera, o salir de él y convertirse en una verdadera mujer europea que no necesita de nada ni de nadie para sobrevivir.

El eje central es la relación madre e hija y el amor que esta última siente por su progenitora, hasta el punto de sacrificar sus verdaderos anhelos para satisfacerla. Todas las integrantes opinaron que la historia estaba muy estereotipada, y exagerada, que no era real lo que contaba y que para llegar al lector, la escritora lo pintaba todo con tintes muy extremos y que ella misma era la que más prejuicios tenía. En una de las páginas del libro podíamos leer "Lo peor para un marroquí, son ellos mismos"

La diferencia en las dos lenguas, la árabe y la castellana, está muy presente y las dificultades que tiene para poder traducir y encontrar palabras y expresiones en castellano que abarquen el mismo significado que en la lengua de su madre, otro punto que sirve en la novela para dejar aún más patente la diferencia con su madre, haciéndola por esto y por mucho más una auténtica "hija extranjera"

La historia gustó a todo el grupo por igual, si bien no levantó pasiones como en otras ocasiones.

Emplazamos la próxima reunión para el 8 de noviembre con la lectura de "Olive Kitteridge" de Elizabeth Strout

Nota: Damos las gracias a la biblioteca de la Fundación Tres Culturas por el préstamo de los ejemplares.